Presencia y abundancia de aves que se reproducen en islas de la bahía de Mazatlán, Sinaloa, México

Alberto Piña-Ortiz, José Alfredo Castillo-Guerrero, Jesús Alfonso Rocha-Armenta y Miguel Ángel Guevara-Medina

Obtener PDF

Resumen
Registramos la presencia y abundancia de aves, así como el hábitat y temporalidad de la reproducción de especies en las islas Pájaros, Venados, Lobos, Hermano Norte y Hermano Sur, ubicadas en la bahía de Mazatlán. Realizamos siete recorridos entre noviembre de 2014 y mayo de 2015; además contábamos con información colectada en mayo de 2004. Observamos un total de 59 especies de aves, de las cuales 15 fueron reproductoras: Dendrocygna autumnalis (pijije ala blanca), Phaethon aethereus (rabijunco pico rojo), Sula leucogaster (bobo café), Pelecanus occidentalis (pelícano café), Ardea herodias (garza morena), Ardea alba (garza blanca), Egretta thula (garza pie dorado), Bubulcus ibis (garza ganadera), Nycticorax nycticorax (pedrete corona negra), Nyctanassa violacea (pedrete corona clara), Eudocimus albus (ibis blanco), Coragyps atratus (zopilote común), Haematopus palliatus (ostrero americano), Larus heermanni (gaviota ploma) y Falco peregrinus (halcón peregrino). Para P. aethereus y S. leucogaster no había reportes previos de reproducción en estas islas; además, confirmamos la anidación de L. hermanni. La isla Pájaros fue la que albergó el mayor número de especies reproductoras (10 especies). Pelecanus occidentalis fue la especie más abundante con un total de 1 559 individuos, seguido de Fregata magnificens (fragata magnífica) y Sula nebouxii (bobo pata azul) con 1 526 y 1 100 individuos, respectivamente; aunque para estas dos últimas especies no hubo registros de reproducción. Las islas se encuentran bajo protección, pero se requiere realizar monitoreos para establecer el estado y tendencias de las poblaciones de aves, así como los efectos de las perturbaciones por actividades humanas y por las especies introducidas.

Palabras clave: Aves acuáticas, Phaethon aethereus, Sula leucogaster, áreas naturales protegidas.

Comparte este artículo
    In Artículos  

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *